La Vara del Pastor
"Oid la vara..." Miqueas 6:9
 
 Home  |  Acerca  | Preguntar al Pastor  |  Recursos  |  Publicaciones  |  Salud  |  Links  |  Contactarnos
      Search our site
    
 
 
Acerca
Printer Friendly Version

El movimiento de La Vara Del Pator como es popularmente conocido nació de una serie de estudios Bíblicos presentados inicialmente en Los Angeles, California en los años de 1930 por Victor Tasho Houteff - un emigrante Búlgaro - siendo maestro de la Escuela Sabática de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Los Angeles, California.

Victor Houteff nació en Raicovo, Bulgaria el 2 de Marzo de 1885 y se hizo miembro de la Iglesia Ortodoxa Griega antes de emigrar a Los Estados Unidos de América en 1907.

Houteff fue forzado a escapar de su patria después que él junto con otros fueron "acusados falsamente de conspiración" por compañeros miembros de la poderosa Iglesia Ortodoxa, quienes estaban aparentemente enojados con él y con su primo por tener un negocio exitoso y competitivo al otro lado de la frontera de la cercana Turquía. Aunque los cargos eran falsos, miembros airados lo forzaron a huir por su vida.

En Mayo de 1919 mientras trabajaba en un hotel pequeño en el Medio-oeste del país, se unió a la Denominación Adventista del Séptimo-Día. En 1923 Houteff se mudó a Los Angeles, California, donde se convirtió en un respetado y popular miembro de la Iglesia y después maestro de Escuela Sabática de la iglesia local en el área del Olympic Exposition Park.

Lideres de la iglesia a menudo han sostenido que el hermano Houteff estaba amargado por una experiencia desafortunada que tuvo en el Sanatorio Adventista del Séptimo Día de Glendale, Ca. Sin embargo, no hay verdad absolutamente en todo esto.

Poco después de llegar a Los Angeles, el hermano Houteff se enfermó. Un ministro Adventista del Séptimo Día retirado lo recomendó como un buen miembro de la iglesia al sanatorio (hospital). El fue tratado pobremente pero resolvió quedarse en la iglesia. Sus propias palabras fueron: "El Sanatorio es de Dios y la Iglesia es de Dios . . . Aquí es donde la verdad de Dios está y Dios me está ayudando y dije: me quedaré en ella."

Durante las lecciones de 1928 y 1929, las lecciones de Houteff se hicieron populares. Sus lecciones revelaron nuevas y sorprendentes exposiciones de numerosos pasajes Bíblicos. Su clase creció y a la petición de los miembros el hermano Houteff condujo clases vespertinas en la iglesia. El mensaje se extendió por todas partes. Los dirigentes de la iglesia con un pretexto u otro pelearon y dividieron las clases vespertinas. Así que a petición de Florence F. Charboneau, una hermana, miembro fiel que vivía al cruzar la calle de la iglesia, la clase se mudó a su casa. Cuando la habitación se llenaba, la gente permanecía afuera de la casa y escuchaban por las ventanas.

Los dirigentes de nuevo crearon un alboroto. "Luego" nos prohibieron asistir a sus servicios de iglesia y empezaron a desfraternizar aquellos que aun querían asistir a nuestras reuniones. Trataron de deportarme también, pero fracasaron. Trataron de obtener una orden de la corte en contra de cualquiera de nosotros que fuéramos a la iglesia el sábado, pero fracasaron también. Una vez llamaron a la policía para arrestarme con cargos falsos de que yo estaba perturbando las reuniones, pero después de que los oficiales en la estacion de policia eschucharon mi historia y los cargos de los diáconos en mi contra, se les ordeno a los 2 policías que nos trajeron a la estación, llevarnos de regreso a la iglesia de donde me habían recogido."

En 1930 Victor Houteff hizo una compilación de su mensaje y lo titulo "La Vara Del Pastor" y personalmente entrego 33 copias a los dirigentes de la iglesia en la Conferencia General que se llevo a cabo en San Francisco, California del 29 de mayo al 12 de junio. En respuesta a la petición del autor de hacer un cuidadoso estudio de su contenido, los recipientes prometieron hacerlo y hacer saber en persona o por carta sus hallazgos e intenciones. Desafortunadamente después de varios años solo 2 contestaron. Ambas respuestas fueron pobres y no proveyeron nada substancial para refutarlo. Uno de ellos, F.C. Gilbert ni siquiera estudio el manuscrito sino solo "leyó ciertas secciones de el documento."

El mensaje que presento Victor Houteff no contradecía las doctrinas fundamentales de la iglesia, su mensaje llamo a una reforma denominacional mundial y trajo un "pensamiento nuevo" a la escatología Adventista del Séptimo Día, su posición teológica trajo un reto gigantesco al pastoreado y laicos Adventistas. Sus explicaciones y exegesis fueron tan precisas que hasta el presidente de la conferencia de Carolina acepto el mensaje. Esto trajo mas olas de persecución a los que se habían convencido de su veracidad y de que verdaderamente era "luz nueva", verdad divinamente inspirada. Houteff y otros fueron algunas veces atacados físicamente. Fueron "salvajemente pateados", "echados en la lluvia y el lodo", "sacudidos", "corporalmente arrastrados" y "echados como bulto a la orilla de la vereda". En ninguno de estos casos los creyentes estuvieron fuera de lugar, fueron rudos o manifestaron una conducta inapropiada. Esta clase de persecución continuo a través de muchos años.

En 1930 el hermano Houteff publico su primer volumen también titulado "La Vara Del Pastor". En 1932 publico el segundo volumen. Esto por supuesto no detuvo la persecución, de hecho, la intensificó. Esto trajo una serie de confrontaciones que envolvían a creyentes en mas abusos verbales y físicos simplemente por investigar o confesar su fe en el mensaje. Los dirigentes de iglesia en numerosas ocasiones y con diferentes métodos, intentaron sin éxito de parar el movimiento.

Un tal esfuerzo fue echo en 1934 cuando el Fullerton, California, la iglesia Adventista Tabernacle se convierto en instrumento para que la Conferencia de la Unión del Pacifico le otorgara la audiencia que por tanto tiempo se le había negado a Victor Houteff. Desafortunadamente esto solo fue un juego político. El comite de audiencia estaba formado por hombres que ya eran unos de sus mas acérrimos opositores; hombres que regularmente sacaban físicamente de la iglesia a creyentes de la Vara. La voz del hermano Houteff fue despreciada. El tuvo que reunirse con ellos en sus terminos. Tenemos que considerar que ni siquiera una corte civil, sin importar que tan insignificante sea el caso seleccionaría un jurado de esa clase.

Las intenciones engañosas del comite se revelaron aun mas cuando ellos insistieron en que Houteff se reuniera con ellos a solas. Defensores de la Vara no estuvieron de acuerdo con esto y como resultado algunos lo acompañaron. Ademas de esto, Houteff fue forzado a cumplir. "Y así", como escribió mas tarde "nos obligaron intransigentemente a asistir a la reunión en sus términos y para no dejar escapar de la mano la oportunidad tan largamente buscada y ademas para no aparecer como incumplidos en daño a la verdad; fuimos compelidos a ceder a sus deseos a costo de nuestra severa inconveniencia, así, como tener que aceptar jueces cuya mayoría se habían declarado enemigos acérrimos de la Vara".

El acuerdo fue de que el presentaría cinco temas en una semana. "Después de cada estudio el comite deliberaría y sometería su evidencia a favor o en contra". Tal evidencia solo pudría ser extraída de la Biblia y de los escritos de la hermana White. Si se encontraban errores después del primer estudio, entonces los estudios serian concluidos y el hermano Houteff estaría de acuerdo a renunciar en su defensa de "La Vara Del Pastor". Por otra parte, si ningún error fuese señalado, el continuaría con su siguiente presentación. Las mismas condiciones prevalecerían para cada estudio subsiguiente.

Después de presentar el primer tema, el comite se negó a deliberar como se había acordado previamente. En lugar de esto, A.G. Daniels, presidente del comite, insistió en que Houteff continuara con el siguiente tema. El hermano Houteff expreso su deseo de cumplir con el acuerdo. Después del primer estudio, el comite aplazo la reunión y nunca respondió a su primera presentación - todo en violación al pacto establecido por ellos. Después de un lapso de aproximadamente cuatro semanas, el comite los reunió una vez mas para leerles el documento que posteriormente se titularía "Una Respuesta a la Vara del Pastor" un documento que trato de refutar la Vara sin señalar específicamente su verdadero mensaje, otra estrategia política engañosa.

"Inmediatamente después de leernoslo", él mas tarde escribiría, "ellos cerraron la reunión negandonos inflexiblemente nuestro insistente ruego por tan siquiera tres minutos, tiempo en el cual poder hacer un señalamiento. Tal procedimiento de desconsideración y arbitrariedad, indica que el comite sabia muy bien que su reporte en contra de la Vara no refutaba ni un solo punto, pues de haber ellos creído diferente, inmediatamente, sin dejarnos abandonar el lugar, nos hubiesen pedido que honráramos solamente nuestro acuerdo de renunciar a nuestras enseñanzas....pero no, ellos rehusaron escuchar una sola palabra de nosotros."

No encontrando otro recurso, creyentes de la Vara organizaron la Universal Publishing Association en Los Angeles, California. En 1935 él estableció un centro de entrenamiento en Waco, Texas, donde por cerca de 20 años el ministerio lanzo el mensaje a los adventistas por todo el mundo. Publico y distribuyo millones de piezas de literatura, inicio y empleo a decenas de trabajadores, todo mientras se construía una institución de sostén propio con 389 acres.

El Centro no era una denominación separada o iglesia. Adventistas creyentes de la Vara atendían las congregaciones Adventistas locales y buscaban membresia y ellos todavía lo hacen hasta hoy en día. El proposito del Centro era para diseminar información, las enseñanzas de doctrinas particulares, generalmente conocidas como "La Vara Del Pastor" enseñanzas de la Biblia y del Espíritu de Profecía. En suma, el Centro del Monte Carmelo, como era conocido, era un ministerio independiente, no una iglesia, y ha permanecido así hasta ahora.

Mas de 125 personas vivían en el Centro, mayormente trabajadores y sus familias. A mediados de los 50's sus subscriptores regulares y estudiantes llegaron al rededor de 100,000 mundialmente. La denominación contaba con un poco mas de 800,000.

La persecución violenta contra la Vara por la iglesia aumento al mismo tiempo que miles la abrazaban. Seguidores de la Vara ademas de enfrentar un constante abuso verbal y físico les fueron negados los beneficios de la iglesia y otros derechos aun cuando muchos creyentes de la Vara habían ayudado a construir iglesias e instituciones denominacionales. La segunda Guerra Mundial trajo reclutamientos mandatorios y otras penalidades. A hombres jóvenes les fue negado el apoyo de la iglesia como opositores concienzudos simplemente porque ellos aceptaron las enseñanzas de la Vara o porque simpatizaron con ella. Estas circunstancias forzaron a la Asociación a registrarse con el Estado. Para hacer esto tenia que ser dado un nombre formal a la institución y para evitar ser acusados de una mala representación, el nombre Davidiano fue escogido para acompañar el nombre "Adventistas del Séptimo Día". Los creyentes de la Vara desde entonces fueron conocidos legalmente como Adventistas Davidianos del Séptimo Día, su trabajo quedo como un ministerio independiente, no como una denominación separada. Sin embargo, el movimiento mas tarde seria marcado por elementos fanáticos. El 5 de febrero de 1955 Victor Houteff murió en el Hospital Hilcrest en Waco, Texas de un fallo cardiaco. Su esposa fue ESCOGIDA (no fue elegida por su esposo), presidente del concilió ejecutivo. Pero a través de una serie de decisiones y predicciones desafortunadas y no bien consideradas el movimiento fue desacreditado. Por ejemplo, en 1957, después de completar la venta del Centro original del Monte Carmelo, fundado por Victor Houteff, el Concilio nuevo compro una propiedad mas grande en un poblado cercano. Poco tiempo después el Concilio nuevo anuncio el establecimiento del reino el 22 de abril de 1959, y por supuesto, estos eventos no ocurrieron. El liderazgo había llevado al ministerio en una dirección completamente diferente de sus operaciones y metas originales - una que ciertamente fue antibiblica y peligrosa para aquellos que insistían en viajar por ese camino.

Este desastre fue conocido como el "Golpe Final" y subsecuentemente causo que el movimiento se fragmentara y que la Asociación se disolviera. Desde entonces los dirigentes de la iglesia han tratado de dar la impresión de que esto era una parte del mensaje y que el hermano Houteff fijo fechas. De hecho, lo que Florence Houteff y los miembros del Concilio hicieron fue totalmente contrario a las enseñanzas autenticas de la Vara y fuera de sus intentos. "La Vara no pone fechas ni exactas ni aproximadas" escribió Houteff mucho tiempo antes de su muerte. En otras palabras, eventos subsiguientes a su muerte, no fueron apoyados teológicamente, o de otra manera por el mensaje ni por la gran parte de los creyentes. En realidad, adherentes ortodoxos de la Vara desacreditaron lo que para ellos parecía ser una traición total. Suplicas a la hermana Florence Houteff y al concilio de abandonar las creencias de fechas establecidas y predicciones y da regresar a las enseñanzas originales fueron despreciadas; el fanatismo se había apoderado en gran manera del liderazgo.

Houteff, él mismo había pronosticado este trastrocamiento. "Por lo tanto, es la urgencia de que cada miembro (creyentes de la Vara) ahora rápida y sólidamente se refuerce en contra del esfuerzo del enemigo de dar el golpe final. Debemos de estar alertas también para darnos cuenta de que el golpe vendrá sorprendentemente de enemigos insospechados, de amigos que profesan el evangelio, quienes no son menos piadosos que los sacerdotes en los días de Cristo)."

Entre los años 1959 y 1961 muchos de los lideres, incluyendo a Florence Houteff, que participaron (en este fiasco), habían renunciado enteramente al mensaje y al adventismo. En 1962 el Centro nuevo fue cerrado y la propiedad fue vendida.

Desde ese tiempo, creyentes ortodoxos se han reorganizado, esforzandose llevar SOLO el mensaje ORIGINAL- autentico a la Denominación Adventista del Séptimo Día - como fue enseñado por Victor Houteff de la Biblia y del Espíritu de Profecía. Adherentes todavía se cuentan por miles esparcidos por todas partes del mundo. Ellos continúan encarando oposición dura de la jerarquía de la iglesia. Creyentes aun combaten prejuicios inflexivos y persecución. Ademas, ellos tienen que contender con algunos elementos radicales y fanáticos que introducen enseñanzas torcidas y antibiblicas.

Esta publicación es dedicada a la presentación del mensaje original. Enseñanzas de la Biblia.